miércoles, 20 de julio de 2011

Mi Ángel de la Guarda



Mamita Ruth Alegria Santos

Tengo tantas anécdotas para contar, en las que estoy segura, actuó mi Ángel de la guarda, he aquí tres.

   Estaba admirando un mueble en el que se exponía adornos antiguos y de gran valor, de pronto levante la mano y por delante me llevé un plato de porcelana Lomonósov, lo único que atine a decir fue: “Dios mio, nooo”, entonces vi caer el plato en cámara lenta, esos instantes y asustada, pensé como podría reponer ese tesoro, pero cuando llegó al suelo, dio unos giros y suavemente se asentó en el suelo.

No lo podía creer,  solo me salió agradecer infinitamente.

   Era un día de mayo, mamita Ruth había fallecido. Con todos los trámites que conlleva ser heredera (Impuestos y demás), me gaste todo incluso los ahorros que tenía en esos momentos. A los pocos días era el cumpleaños de mi hijo y sobre la tristeza de esos días, surgió la preocupación porque no tenía el dinero para hacerle un obsequio. Con mi hija decidimos prepararle un pastel y así pasar el día.

Cuando me disponía a ir a mi trabajo, tuve un “presentimiento” y me dirigí al dormitorio de mamita y cogí su Biblia. OOHH Sorpresa! En medio de ella me encontré  1.000 dólares!!! Llamé a mi hija y las dos nos quedamos perplejas, ya que días antes habíamos arreglado su dormitorio,  la Biblia la guardamos en el cajón de su mesita de noche sin que nada nos llamase la atención.
Creo que mi mamita Ruth, fue nuestro Ángel de la guarda en esa situación.

   Estaba con mi pequeño nieto, tenía 8 meses y decidí llevarle a pasear, como siempre lo puse en su cochecito y bajamos en el ascensor, la plata baja era un gran hall y para salir a la calle teníamos que bajar 8 escalones y para poder bajar bien el cochecito yo me ponía de espaldas y retrocediendo, bajaba paso a paso con el cochecito.

Ese día, no sé qué paso, solo sentí y vi que el cochecito se ladeaba e inclinaba al lado derecho y no podía controlarlo, ese instante me asuste e imagine que mi niño iba a caer por las escaleras, entonces como siempre dije: “Dios mío, mi bebe, no por favor! “

Entonces sentí que el cochecito volvía a su lugar, sentí que una mano invisible sujetaba el cochecito para que no volcara.

Yo creo que ahí estuvieron mi Ángel y el Ángel de mi niño.

MORALEJA:

Estoy segura que todos tenemos un Ángel de la guarda, pues si nos ponemos a analizar pequeñas cositas, veremos que son pequeños milagros llamados coincidencias.





TE INVITO A VISITAR:


                   
Poemas de Mau              Cuentos de Mau             Mis Poemas en PPS

                         

5 comentarios:

Edda dijo...

Preciosas experiencias Mau. Siempre están muy cerca de todos y la conexión con ellos es tan fácil... Muchas gracias por tus palabras.
Un abrazo de luz.

Miguel de la T.P. dijo...

Estimada amiga preciosa entrada la tuya, de nuevo aquí estoy, y aqui encuentro la paz Que busco, Aquí te encuentro a tí y tu Sabiduría llena de luz y amor la fuerza poderosa que nos da vida. Gracias!
Desde mi Jaén natal un abrazo Y que nuestro Angel de la Gualda nos ilumine

Julie dijo...

Qué lindos tus blogs! Me encantan. Gracias por tu regalo. Besos, Julie

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

Ángel de la guarda,/ dulce compañía,/ no me dejes solo,/ ni de noche ni de día. Un regalito para MAU

*María Emma* dijo...

Gracias Mau por tu visita a mi blog y por quedarte en él.

Tienes un blog muy hermoso.

Todos tenemos nuestro Angel de la guarda, ya que desde que nacemos Dios Nuestro Señor no los asigna, casi siempre lo olvidamos y él siempre está acompáñandonos.

Dios te bendiga.